Apple está desarrollando una tecnología de detección de profundidad en 3D para la cámara trasera con el objetivo de incorporarla a la producción de los iPhones de 2019, según un nuevo informe de Bloomberg que se acaba de publicar. 

El sistema de sensor 3D será diferente al que se encuentra en la cámara frontal del iPhone X y se dice que es el próximo gran paso para convertir el teléfono inteligente en un dispositivo líder en lo que a realidad aumentada se refiere.

Apple está evaluando una tecnología diferente a la que usa actualmente en el sistema de sensor TrueDepth que se integra en la cámara frontal del iPhone X. El sistema existente se basa en una técnica de luz estructurada que proyecta un patrón de 30,000 puntos de láser en la cara del usuario y mide la distorsión para generar una imagen 3D precisa que se utiliza para la autenticación del usuario. El sensor planeado para la cámara trasera utilizaría un “enfoque de tiempo de vuelo” que calcula el tiempo que tarda un láser en rebotar en los objetos circundantes para crear una imagen tridimensional del entorno.

La cámara TrueDepth existente continuaría siendo utilizada en la frontal de los futuros iPhones, mientras que el nuevo sistema aportaría la capacidad más avanzada de detección 3D con el sistema de “tiempo de vuelo” a la cámara trasera, según las fuentes consultadas. Las conversaciones con los fabricantes ya están en curso e incluyen a Infineon, Sony, STMicroelectronics y Panasonic. Se dice que las pruebas aún se encuentran en las primeras etapas y podrían terminar siendo las utilizadas en los teléfonos.

Con el lanzamiento de iOS11, Apple presentó el framework de software ARKit que permite a los desarrolladores de iPhone crear experiencias de realidad aumentada en sus aplicaciones. La adición de un sensor 3D trasero podría teóricamente aumentar la capacidad de los objetos virtuales para interactuar con los entornos y mejorar la ilusión de solidez. Según los informes, Apple sufrió problemas de producción al fabricar el sensor en el iPhone X, ya que los componentes utilizados en el conjunto de sensores deben ensamblarse con un alto grado de precisión. Según Bloomberg, mientras que la tecnología de “tiempo de vuelo” utiliza un sensor de imagen más avanzado que el existente en la cámara frontal del iPhone X, no requiere el mismo nivel de precisión durante el montaje. Esto podría hacer que un sensor 3D orientado hacia atrás sea más fácil de producir a alto volumen.

El artículo Apple trabaja en un nuevo sensor 3D para la cámara trasera ha sido originalmente publicado en Actualidad iPhone.