Apple ha evolucionado sustancialmente su sistema operativo móvil. Con iOS 11, que estará oficialmente disponible para su instalación desde este martes a partir de las 19 horas, la compañía de la manzana ha querido mejorar la experiencia sobre todo en los dispositivos iPad, poniendo énfasis en la productividad y la multiventana. Esta nueva actualización del software iOS que se libera por fin tras varios meses de pruebas es más abierto, cabalga hacia asemejarse a un entorno PC pero, excepto el centrol de control, no supone demasiados cambios visuales. Sí, por el contrario, cambian algunos aspectos el manejo de una serie de funciones. Por lo pronto, llega una nueva e interesante opción llamada «arrastrar y soltar» -solo para iPad-, que permite hacer uso de la capacidad multiventana para mover rápidamente imágenes, texto y archivos entre aplicaciones. Otro aspecto interesante que se introduce en iOS 11 es la nueva «app» Archivos, que permite explorar, hacer búsquedas y organizar todos los archivos almacenados por el usuario. Aunque hay cambios radicales a nivel estético, sí hay un detalle que puede que los usuarios les llame la atención a las primeras de cambio. Es el Centro de Control, rediseñado, y que tiene opciones personalizables para añadir o reordenar las funciones según las preferencias de cada uno. Por ejemplo, se puede añadir la calculadora y la alarma para acceder rápidamente a esas prestaciones. Además de estas, iOS 11 incorpora una práctica característica bautizada únicamente como «No Molestar» y que ayuda al usuario a eliminar las distracciones al volante para centrarse en la carretera. ¿Cómo funciona? Silencia las notificaciones automáticamente mientras se conduce para mantener apagada la pantalla. Cabe la opción incluso de enviar una respuesta automática a los contactos que el usuario tiene en Favoritos para avisarles de que está conduciendo y no puede responder hasta llegar al destino. También Mapas se ha mejorado con la llegada de mapas más detallados y de interiores de ubicaciones públicas como los aeropuertos, y un pequeño lavado de cara a la tienda App Store. Los que se quedan fuera Sin embargo, con la llegada de esta nueva versión Apple ha decidido, como en anteriores ocasiones, dejar fuera a ciertos dispositivos que, por prestaciones, tal vez no funcionen a la perfección con la actualización. Así, algunos modelos de dispositivo no serán compatibles, con lo cual no podrán instalar las nuevas funciones y, por supuesto, quedarán fuera de los parches de seguridad que se suelen enviar periodicamente. Eso no quiere decir que tu terminal vaya a ser objeto de un ciberataque, pero quedará expuesto a posibles riesgos informáticos. La nueva versión solo funcionará en teléfonos y tabletas con arquitectura de 64 bits. Se ha esperado un tiempo, es cierto. Ha coincidido con la mejora de las prestaciones de los teléfonos móviles inteligentes cada año, pero la compañía americana ha decidido ahora coger el toro por los cuernos y poner en marcha la transición entre una arquitectura (32 bits) a otra (64 bits), permitiendo gestionar mayor cantidad de información. Por ahora, los modelos que no serán compatibles con iOS 11 son el iPhone 5 y el iPhone 5C. Por supuesto, todos los anteriores. En el caso del iPad, los modelos 4 (del 2012) tampoco podrá actualizarse, no así en el caso de su sucesor, el iPad Air, que debutó en 2013. Cómo instalar iOS 11 en tu dispositivo Previo a la instalación de iOS 11, la nueva actualización del sistema operativo móvil de Apple, se recomienda que los usuarios hagan una copia de seguridad para evitar posibles pérdidas de información y documentos. Para hacerla existen dos formas; por un lado a través de iCloud -su sistema en la «nube»- por lo que es necesario conectarse a una red WiFi y existe espacio suficiente en el servicio, y por otro, conectando el dispositivo a un ordenador y sincronizar todo el contenido por iTunes. Una vez que se ha completado este proceso, el usuario debe preparar su terminal (iPhone o iPad) iniciando sesión con su código ID de Apple y aceptar la actualización. Es posible que el primer día en que se liberen los archivos los servidores se colapsen. Como en anteriores ocasiones, las peticiones de usuarios se multiplican y puede que la instalación se prolongue durante horas pese a que la compañía haya preparado sus infraestructuras para ello.